domingo, 15 de agosto de 2010

MONOTEMA

Cuando empecé este blog una tarde de domingo del mes de Julio de hace un año no tenía ni idea sobre lo que iba a versar. Había visto muchos blogs, algunos de ellos preciosos y me decía que me gustaría tener uno. Así que una tarde me puse a ello. Fui siguiendo los pasos que me indicaba y al llegar a la cabecera, me dije: Y ahora que. Había que poner una foto o algo similar y yo no tenía nada. Me puse a buscar fotos que poner y como a mí me tira la montaña, en mi juventud había sido montañera, puse un paisaje de montaña de los Picos de Europa de la parte de León. Estuve dando un cierto diseño a la página y ….vino lo peor. ¿Sobre qué iba a escribir? No sabía. Como no podía empezar un blog sin poner nada, puse eso mismo, que no sabía de qué hablar. Y salí del blog.


A los pocos días y de forma fortuita, entré en “Tripperworld”, un blog que me transportó como si de una máquina del tiempo de esas de H.G. Wells se tratara, al año 1971 y a un lugar, “La Pedriza”. Fue un viaje fantástico y tremendamente real, hasta era capaz de percibir los olores, de sentir el frio de la mañana, cuando el día todavía es gris y se empiezan a oir las primeras toses de la gente durmiendo bajo el techo del Tolmo. Fue increíble.



En ese momento decidí sobre que escribir, iba a escribir sobre mis recuerdos de montaña y de eso trató mi segundo post. “Mi primera vez en Pedriza”. Pero me quede atascada ahí. A través de Tripperworld había descubierto otros blogs montañeros y pensé: ¿Pero, dónde voy yo? Y deje de escribir un tiempo.
Hasta que un día después de casi tres meses vi que me habían dejado dos comentarios y que tenía un seguidor, era el autor de Tripperworld, que me animaba a seguir. Y me animé, torpemente la verdad, pero me animé gracias a su ayuda.
Empecé a escribir sobre mis recuerdos y la gente que conocí, pero mis recuerdos estaban bastante diluidos en el tiempo, habían pasado casi cuarenta años. Que fuerte suena no? Los que estaban claros, eran esos recuerdos que no son de escribir, que son para recordar y recrear a solas. Además para recrear aquella época y aquellas vivencias ya estaba Tripperworld que reflejaba aquel tiempo y aquellos sentimientos de una forma magistral.
Pero ya me había animado y había aprendido algunas cosas también, así que seguí. Seguí escribiendo de todo un poco. Sobre cosas que sentía, relatos que había leído, temas que me interesaban, etc. Y el blog fue creciendo, mejorando, y enriqueciéndose también porqué no.
Conocí también a Catacaldos, que escribe unos post muy cortos pero que dicen mucho, a mi me gustaría hacer los post un poco mas cortos, pero no soy capaz de  lograrlo, algunos de ellos son solo gráficos y de una fuerza increíble, si entonces hubiera existido, hubiera estado inspirada en Catacaldos la frase esa de: Una imagen vale mas que mil palabras. Me gustaría saber de donde saca esas fotos tan impactantes.
Por cierto que hace tiempo que ninguno de los dos escribe y francamente les echo de menos.
Sin embargo,  llegamos a los últimos meses y a lo que ha pasado con mi vida, con mi vida profesional  y el blog amenaza con convertirse en un blog monotema, y no quiero que sea así, quiero que sea el blog de temas variados que era, pero supongo que de momento necesito hablar de ello, después de todo es parte de mi vida, de mis sentimientos  y de cómo me encuentro, así que seguiré hablando de ello, de mi caos profesional, pero hoy he querido romper de esta manera.